Seguidores

11 mar. 2013

Siluros cazando palomas en ALBI. Nuevo artículo de Guy R.




Nota preliminar : El fenómeno que describo en este  artículo ha sido observado ya en otros sitios especialmente en el Ebro cerca de Zaragoza  pero no podía dejar de comentarlo cuando su  escenario ha sido y es el río Tarn que cruza la ciudad donde vivo con imágenes publicadas hace poco en todos los medios regionales y nacionales. Siento no disponer de fotos de calidad pero los interesados pueden ver algunas así como un  vídeo que se ha realizado pinchando en Google:  Silure / Silure Tarn.



El centro de Albi está plagado de palomas de ciudad gordas y feas que lo estropean todo con sus cagadas, pudren las tejas, tapan los canalones, picotean los ladrillos tiernos de la catedral y numerosas casas del mismo estilo, anidan debajo de los tejados que se deben proteger con púas.  Y cuando están cansadas de arruinar los edificios se van a las playas de las orillas del Tarn para limpiarse los piojos y beber. Allí se junta toda la especie hembras, machos y palominos ……¡Malditas palomas!
























En cuanto al Silurus Glanis, más simplemente, el siluro, ese sapo con aletas o monstruoso pez gato, o asquerosa ballena de agua dulce, oriundo del Danubio, ha sido introducido en el curso inferior del  río Tarn en el año 1983 para liquidar las colonias crecientes de peces gatos normales.  Puede alcanzar 2,5 m. de largo y pasar de los 100 kilos.  Suele merodear por los grandes fondos, siempre hambriento y glotón,  con una vista muy limitada pero compensada por un oído muy fino observado por los pescadores que inventaron la pesca al Klong como lo comento en mi libro Mosquero Andante p.68.









Varios pescadores en embarcación ya habían contado aquel increíble comportamiento de los siluros que ascienden a traición desde lo profundo del río, se acercan a las orillas ocupadas por palomas, se tiran como cohetes fuera del agua, agarran una volátil y se lo llevan para degustarlo con plumas y todo hacia su hondo escondrijo. En un primer tiempo, basándose en la creencia de que los pescadores siempre mienten, nadie los creía hasta que unos científicos del Laboratorio de Ecología se lo tomaron en serio, mandaron equipos para controlar los sitios señalados y pudieron ver y grabar lo que parecía una alucinación. Según sus conclusiones las palomas representan un 80% de la dieta del siluro que tiene algunos fallos en sus ataques por una razón, en relación, a mi juicio, con lo que dije de la mala vista del siluro que no se guía de la visión sino de las vibraciones que producen las aves. Se abalanzan hacia una vibración captada por su línea lateral.  Con la boca que tienen, que parece una entrada de metro, si tuviesen buena vista no fallarían nada, todo lo contrario, harían dobletes. Los equipos observadores han notado también que las aves inmóviles no sufren ninguna ofensiva exactamente por eso, porque al no moverse, no emiten vibración. El éxito del siluro tiene, como otra explicación, la falta de adaptación de las palomas que todavía no han integrado en sus genes que un depredador pueda salir de las aguas. No se lo pueden “creer”.  Para las palomas el peligro es aéreo como en el caso de los halcones o de los aguiluchos.

Me interesó mucho referir ese inaudito acontecimiento no sólo porque pasó en mi río Tarn sino porque, más allá del suceso,  creo que hay que ver la capacidad de cualquier ser vivo a adaptarse al medio donde vive para subsistir lo que a la larga, ya lejos de nuestra memoria, produce la evolución de las especies. A estampa de los malditos cormoranes que nadan y vuelan ¿quién sabe si las futuras generaciones humanas no les verán crecer alas al Silirus Glanis …y también… a la madre que lo parió?

                                                                                                                       -- gR – dic. 2012

No hay comentarios: