Seguidores

21 nov. 2007

Reflexiones de un pescador a mosca.

La sabiduría de los mosqueros va en aumento, generando una inquietud en nuestra conciencia que nos impide maltratar los peces que capturamos infringiéndoles el menor daño o detrimento posible, con el fin de que la mortandad generada por el trasiego de su pesca disminuya ostensiblemente a favor de su recuperación. Su vulnerabilidad, está directamente relacionada con nosotros. Los pescadores más simples o tradicionales, y de los más sofisticados con sus equipos de última moda y una parafernalia impresionante, sea cual fuere su modalidad. Todos, debemos de ser conscientes de que estos seres están vivos y sienten en sus carnes el dolor que nosotros les producimos con nuestros anzuelos, por ello debemos ser cuidadosos y tratarles con el mayor respeto y delicadeza, procurando que su liberación sea lo más rápida y suave posible. Sin brusquedades a la hora de arrancar el anzuelo, dejándoles con suavidad en el agua. Su estrés, bajará considerablemente si la acción de pesca resulta lo más rápida posible.
Tratare de precisar todas y cada una de las características de los temas y textos de este blog con palabras sencillas y evidentes para cualquier persona ya sea pescador o no. Esto hará que se desarrolle el interés por su lectura dándole la justa medida por su naturalidad y sencillez, sin restarle por ello la plena satisfacción de haber conseguido entender y comprender lo más útil y necesario, para conseguir el único fin para el que se ha escrito. Pescar inteligentemente, montando tus propias moscas . 

Mis primeras "Moscas"

Mis primeras "moscas".

Por supuesto mis primeras moscas fueron compradas. Como la mayoría de los mosqueros de aquella época, hubo un tiempo en que no teníamos ni idea de lo que era una mosca para la pesca. Secas, ninfas, emergentes, dípteros, eclosiones…eran vocablos que no tenían ningún sentido ni valor ”piscatorio” que supiéramos comprender. Dándonos cuenta de nuestra ignorancia, (los pluralismos se comprenden si entendemos que éramos mi hermano Tasio y yo, los implicados en esforzarnos por entender tan novedosa modalidad) decidimos comprar algunas imitaciones de lo que nos pareció lo más oportuno en aquellos momentos.
En mi recuerdo está una imitación de” rhodani” de color oliva, montada en un anzuelo pequeño (quizá un dieciocho) con hackle gris en parachute. Capturé varios peces con ella antes de perderla. Después conseguí imitarla durante algún tiempo, no se si con mejores o peores resultados, pero lo que si recuerdo muy bien, eran aquella enormes plumas que poníamos como hackles, que tantas y tantas veces nos rechazaban las truchas. Por aquel entonces había cantidad de ellas allí donde solíamos pescar en el río Tormes.
Éste río, el Tormes. Ha sido mi escuela por excelencia. Desde su entrada en la provincia de Salamanca, allá por el pueblo de Puente de Congosto, hasta las inmediaciones de Huerta muchos km. más abajo, donde de vez en cuando nos daba alguna alegría una trucha que se dignaba tomar nuestras toscas imitaciones. Lo que ha cambiado mi técnica desde entonces, también lo han hecho mis formas, actitudes, y modos obteniendo así mejores resultados. Pero lo que no ha cambiado son mis ganas de seguir aprendiendo. Ejercitando todo lo que pueda y en cuantas más ocasiones mejor. Esta modalidad, que tiene algo tan especial que lleva a todo el que la prueba a intentar practicarla, cambiando así toda su visión hacia un nuevo perfil en su forma de pescar. De ahí, que a mis primeras moscas, le hayan seguido tantas otras con la misma ilusión con la que hice aquellas. Aún sigo mejorando mis montajes. A los antiguos, (que aún pescan) complementándolos con nuevos materiales. Con innovaciones que encontramos en tiendas especializadas, o incluso en las de baratillo donde podemos encontrar componentes muy interesantes y de fácil aplicación para nuevos modelos. Después de tantos años, llegas ha tener en tu casa una pequeña tienda, con tantos y tan variados componentes acumulados de los que siempre estas necesitado, a la vez que, incrementado con alguno diferente. Hubo un tiempo, en que comprábamos muchos de los materiales importados del extranjero, (como Francia o Estados Unidos) para la confección de nuestras imitaciones y, con el afán de poseer cada vez más y más diversos materiales, con los que poder construir más y mejores moscas para engañar a unos cada vez más reacios peces. Después con el paso de los años, con la inestimable colaboración de mi hermano Tasio, y de mi amigo Cesáreo,
junto a todas las personas que vas conociendo, con las que tienes un intercambio de ideas…continúa una rueda de la cual, es imposible salir. Así,con todo esto y con los medios de que dispongo a mi alcance, he logrado llevar a cabo muchos de mis trabajos cumplidos y muchas y nuevas imitaciones. Sin ello no habría podido realizar mis compromisos personales, esforzándome para mejorar mi técnica de la cual sigo disfrutando e innovando, para que todo aquel mosquero que confié en ella, se deleite con los resultados, y pueda mejorarlos con aportaciones de sus propias experiencias. Éste, es el perfil de la pesca con mosca, o al menos, así la veo yo “.Compartir con simpleza para mejorar sin presunción” Éste sería un buen "eslogan" para un buen mosquero.Alguna de las nuevas posibilidades.
Con mucha más experiencia.

Materiales, formas y modos

sobre formas y modos, en el uso de nuevos materiales en los montajes de moscas para la pesca. Como es bien sabido por la mayoría de los mosqueros, la pesca con mosca comprende una serie de opciones a la hora de elegir los materiales más adecuados para la confección de las mismas. A saber; Los clásicos: son todos aquellos que nos ha legado la tradición y que en la mayoría de los casos nos negamos a sustituir pensando que si no los utilizamos nuestras moscas no van a funcionar, o peor aún, que los peces no se van a sentir atraídos por ellas. Y, los de nueva generación, que por si solos no pueden suplir a los clásicos, pero sí, combinados con estos. Y en todos los casos resultan mucho más eficaces, cuado lo que se pretende conseguir es dotar a nuestra imitación de la sensación de realidad que se consigue con ellos, utilizando los más apropiados para cada circunstancia o necesidad. En otros casos, lo que queremos es que la imitación flote, se hunda, brille... o rebajar el coste de su precio sin que ello merme en exceso la eficacia de las mismas, dado que muchos de estos materiales son relativamente baratos y de fácil adquisición en todo tipo de tiendas de baratillo.
Aquí describiremos algunos de estos materiales y las formas de usarlos en algunas imitaciones. La eficacia de las mismas está contrastada por expertos pescadores, que han apoyado la iniciativa de cambiar formas y sistemas, con nuevos y divertidos montajes que en la práctica han dado resultados tan espectaculares como podréis observar en alguna foto.
Esto son tiras de silicona. Muy utilizadas para la confección de cuerpos de pequeñas efímeras. (Entre otras) Por su extremada finura, traslucidez, bajo precio y fácil utilización.
El papel de regalo. Insoluble en el agua, resulta estupendo para la imitación de la queratina que muchos coleópteros poseen en sus élitros o caparazones, dotándoles de una realidad que con otros materiales no sería posible conseguir. Tiras de rafia sintética para infinidad de aplicaciones. Fibras para la confección de cuerpos alargados, alas de libélulas etc. Látex en tiras. Muchos montajes se pueden realizar con este material. Y no digamos de la variedad de colores de foam y todas sus aplicaciones. Cristalflax... colores variados de pelos de ciervo... vinilos de todos los colores y otros muchos que veremos en algún que otro montaje. Cómo se puede montar una hormiga con foam, y alguna variante con el mismo modo de montaje, pero usando ciervo en las patas, o hackle, o ambas a la vez. Las tiras de látex pueden usarse para imitar perfectamente el torso de una larva de riacóphila, y estas son sus fases más interesantes.
Además de otras variantes con el mismo modo de montaje.

Coleópteros de foam. Cuantas veces hemos echado de menos una buena imitación de escarabajo, de la especie que fuere, para capturar esa enorme carpa que deambulando por la orilla veíamos alimentarse, haciendo caso omiso de todas nuestras moscas clásicas que pasaban por encima de ella sin inmutarse. Veremos cómo puede utilizarse este productoY, que decir de una imitación de saltamontes, en la que hemos utilizado papeles insolubles en el agua, junto con pelos, dubbing, foam y algunas tiras de plásticos.
Me gustaría dar a conocer muchos más aspectos y utilidades de estos nuevos materiales que son para mí fuente de nuevas creaciones, además de una suerte, dado que son muy eficaces y en alguna ocasión he conseguido capturas que con otras formas y montajes no me habría sido posible. Pero son tantos y tan diversos que no se pueden mostrar todos en un día. Quizá en una próxima ocasión montaremos efímeras, ninfas, emergentes, libélulas, streamers, etc. Aún así, hemos visto algunas formas nuevas de acometer los montajes de unas moscas sencillas y eficaces a la vez que originales.
Montad estas imitaciones y estaréis orgullosos de vuestras propias creaciones.
Estos son algunos resultados.
Y...alguno más.