Seguidores

29 ene. 2011

Sergio Barroso Jiménez. Nuevo delegado provincial de Ávila.


La Federación de Pesca, ya tiene Delegado en Ávila.

Tras la dimisión del anterior Delegado, José Gabriel Lumbreras, el presidente de la Federación Castellano Leonesa de Pesca y Casting, Enrique Domínguez convocó el pasado día 9 de enero a los presidentes de los clubes de pesca federados de la provincia de Ávila.

A la reunión acudieron los presidentes de los Clubes “Arenas de San Pedro”, “El Alberche” y “Valle Iruelas”, habiendo escusado su presencia el presidente del Club “Villa de Piedralaves”.

En la citada reunión, quedó elegido como nuevo Delegado Provincial de la federación de pesca nuestro socio Sergio Barroso Jiménez.

Desde este Blog le damos la enhorabuena por el nuevo cargo y ánimo para que lo desarrolle siempre por el bien del deporte de la pesca en esta provincia, y en beneficio de los deportistas, sabiendo que el anterior Delegado Provincial José Gabriel Lumbreras dejó el listón muy alto.

Las ganas de Sergio, unidas a su juventud, serán alicientes suficientes para que con ayuda de de otras personas, Ávila tenga la Delegación Provincial que merece.
Texto:
Luis Trujillo.

23 ene. 2011

El CARRETE de DOM RIGOBERTO

Téxto: Guy Roques
Fotos: Paco R.




Uno de mis compañeros de pesca, Dom Rigoberto Passerini, cura italiano de la catedral, el que contrató hace poco a una criada joven beatísima, tipo azafata de confesionario, me dijo un día mientras estábamos pescando en el río Tarn :



- ¡Tú también pescas con esa mierda de Vivarelli?



- ¿Qué pasa que ahora los curas echan pestes?



- Yo soy muy formal en el trabajo pero luego vivo como un ser humano normal.



- Y con una ser humana mejor que normal.



- No te metas amigo en los designios de Dios, que son inescrutables.




- Y otras cosas ¡no! ¡Ji! ¡Ji! Ahora dime ¿Por qué le tienes manía al Vivarelli si todos los mosqueros lo usan?




- Pues porque se lo han vendido por bueno convenciéndoles de que un mosquero sin “Vivarelli” es como un coche sin ruedas, que para pescar bien hay que pescar muy ligero, que el peso del carrete es un incordio. Mira, yo siempre pesqué con un automático, una caña barata, y me miran como si tuviera un equipo antediluviano.



- Para un cura es el colmo. Pero ¿te das cuenta del pedazo de plomo con que cargas la caña?



- ¿Qué plomo? ¿Qué obsesión tenéis todos con el peso? Mira, Guy, yo empecé a pescar con un automático Mitchell, ése si que era algo pesado.



- Me agrada que lo reconozcas Rigo…pero yo digo que era un trasto que te mataba la muñeca.



- Para nada. El peso de un carrete te ayuda a equilibrar la caña en la mano para los lances cortos y medianos, especialmente en el río. En lagos es otra historia.



- ¡A ver como me lo explica su Santidad!



- Pues mira, pon la empuñadura de tu caña en el índice bien tieso ¡ja!¡ja! y busca el punto de equilibrio como si fuese una balanza. Asi: (Rigoberto pone la caña en el dedo, encuentra el punto de equilibrio cerca de la mitad de la empuñadura) Ese punto es el que tiene que estar en el centro de la mano: se produce al lanzar un efecto de contrapeso y no te cansas en todo el día.



- No es mala idea pero yo me quedo con el invento de tu compatriota Vivarelli.



- ¡Bienaventurados son los inocentes que el reino del cielo es suyo!



-Amen

17 ene. 2011

A mosca continúa adelante

Montaje de cañas para la pesca a mosca


































     Se trata de la última publicación de la colección A Mosca (Edit. Sekotia) en el que con un acto valiente sigue ofreciendo libros al aficionado de pesca, difíciles de encontrar en nuestro país (y fuera de él), especialmente esta última entrega que trata sobre el montaje, reparación y mantenimiento de cañas de pesca a mosca.

Roberto Coll es ya un viejo conocido de todos los que se acercan a la lectura de pesca, gracias a otro título anterior Destinos de un Trotaríos, también editado por A Mosca. La verdadera novedad ha sido redescubrir a este mosquero encumbrado en las letras y su afición a la pesca, como un verdadero maestro montador de cañas que se convierte en el primer guía para todos aquellos aficionados que desean montar su propia caña, retocarla o repararla ante el más que posible accidente de desgaste o rotura.

Cada día es más evidente que el pescador de mosca, ha evolucionado, y desde los primeros tiempos que se empezó a practicar esta modalidad en España, hasta hoy en día, los devotos de la pesca a mosca se han ido convirtiendo en verdaderos “profesionales” de la pesca, en su espacio técnico-medioambiental y en la fabricación de sus propios materiales. Parece que ya sabe a poco pescar con tus propias moscas artificiales, ahora los pescadores son más exigentes y quieren que sus cañas sean como ellos quieren que sean y no les basta con la oferta de mercado.

De este título, lo más importante de él es que no hay nada, absolutamente nada, publicado sobre este tema en España, o al menos en español. El libro como bien indica su nombre es un tratado técnico sobre cómo hacer y montar una caña propia cuyo destino sea la pesca a mosca. Cualquier aficionado o técnico que desee tener un libro de apoyo y que resuelve verdaderamente dudas, está de enhorabuena.

Pensamos que Montaje de Cañas para la Pesca a Mosca es un libro que debe tener hueco en las bibliotecas de los mosqueros porque además de su contenido, tiene muy bien estructurado el continente, donde se puede observar que su estructura está para enseñar, con secciones bien localizadas y las partes más importantes con foto a foto y perfectamente explicado cada paso.

El pescador que desee subir al carro y montarse sus propias cañas, ahora lo tiene todo mucho más fácil.