Seguidores

31 ago. 2010

Ciprínidos... la otra gran pasión.



Pescar ciprínidos, o sea, carpas y barbos con mosca, es otra pasión tan real, como la pesca con mosca puede ser para cualquier nueva especie.









Pescar en embalse y en compañía es una grata actividad en la que se pueden sentir diversas emociones que van ligadas sin duda a la misma.









Como por ejemplo el compartir y participar del momento con el pez y el compañero en una bonita foto para el recuerdo.










 Ir uno delante del otro intercambiando lances y capturas según vamos andando por la orilla en busca de los peces que estén dispuestos a comer nuestro señuelo.









 Despachar juntos las viandas y el buen vino que hubiere para la ocasión y,













un sinfín de cosas que nos deparará la jornada y que son la esencia de la pesca compartida y en compañía.














Pero… la pesca en solitario también tiene su encanto, y si no, para muestra vale un botón.







No es tan participativa porque solo estás tú y el pez.














Un digno rival que no necesariamente necesita que lo compartan un par de amigos para dar todo lo tiene dentro,











y que es lo que más aprecia el pescador a mosca.

 Su desconfianza al tomar nuestro engaño con precaución, su tomada con fuerza cuando se trata de un buen ejemplar de barbo confiado, al que se le han hecho bien las cosas y su “coraje” en la escapada para intentar desprenderse del anzuelo e hilo que lo ata y, que en muchas ocasiones consigue al frotar su morro contra las piedras del fondo.



Siempre que se obtenga una captura, es recomendable revisar el hilo y atado de nuestra imitación, ya que de lo contrario nuestra próxima picada, no llegará a terminar si no, con la rotura casi segura de nuestro bajo de línea.










Las capturas si se hacen bien las cosas, pueden ser muy abundantes, llegando incluso a desdeñar (por cansancio) los lances a todos los peces que en nuestro recorrido vayamos viendo, haciendo una selección de los mejores ejemplares que encontremos en nuestro viaje de vuelta.

Las fotos que nos hacemos a nosotros mismos, no son tan buenas como las que nos hace nuestro compañero, pero ahí están algunas de las mías en el día que fui solo a pescar.

2 comentarios:

Eleuterio Madrid Gomez dijo...

Hola Paco como lo pasáis, ya me hubiera gustado acompañarte, si es posible nos vemos en septiembre.
Un abrazo y que no pare la pesca responsable así podremos disfrutar mucho tiempo de ella.
LUTE.

pacopescador dijo...

Gracias Lute, te esperamos y te veremos ese día.
Un abrazo.